Una estupidez impepinable

La historia de los pepinos no tiene nombre, ni pies ni cabeza, ahora bien, por mucho que de repente nuestros pepinos vuelvan a ser los mejores del mundo, nuestros controles de seguridad los más exhaustivos, nuestros campos los más productivos… y todo lo que nos quieran decir, el mal ya nos lo han hecho ¿cuántas pérdidas han tenido nuestros agricultores? ¿Cuánta desconfianza hay en torno a los productos que provienen de España? Será que a esta señora no le gustan los pepinos y pretende prohibirlos… Estas medidas me recuerdan a alguien de la historia…
Se habla de Andalucía, tierra dedicada a la agricultura por excelencia, pero en realidad afecta a muchas más CCAA: Murcia, Baleares, Extremadura… por nombrar algunas. Lo cual hace que afecte a la economía del país, un palo más…
En Europa han cerrado las puertas a los productos españoles. Y digo yo, si no quieren los productos de la huerta española, tampoco quieren nuestros vinos, aceite, carne, pescado, marisco, jamón…. Y tampoco vandrán a nuestras playas ¿eso quiere decir que los turistas alemanes no vendrán a Mallorca? ¿O sí vendrán pero se traerán el tupper con la comida de su país? ¡No saben bien lo que se pierden!
Me pregunto si debemos pagarles con la misma moneda… Mi BMW tiene un fallo de frenos, así que ¡cerremos las puertas a todos los coches que viene de Alemania!
Venga hombre, nos toman por el pito del sereno y aquí nadie hace nada.
¿Somos esos habitantes del sur de Europa que nos pasamos el día de fiesta, de tapas, de vinos, de cañas, durmiendo la siesta, en las corridas de toros o tumbados al Sol?
Por mucho que hayamos avanzado e intentado cambiar esta imagen de España fuera de nuestras fronteras, la aventura pepinera que se ha montado a nuestro alrededor ha dejado bien claro que de eso nada.
A veces pienso que somos los monigotes de Europa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Curiosidades y reflexiones, Política y economía y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Una estupidez impepinable

  1. Si bien existe competencia a nivel empresarial y/o interestatal, no creo que España sea el centro del universo para catalogar que todos los daños le suceden a éste país, creo que es más importante centrarse en el futuro y salir del actual desprestigio (desde el nivel productivo y de calidad, como es evidente también desde la vía legal para exigir responsabilidades a aquellas personas que incurren en éste tipo de difamaciones).
    Lo cierto es que en la vida siempre habrán todo tipo de críticas en cualquier ámbito y se debe estar preparados ante ello. Quizás si desde aquí se promoviese todo el enfoque en calidad de producción los alemanes no dudarían tanto. ¿Acaso nosotros dudamos de sus Mercedes Benz? 😉

    Un saludo! 🙂

  2. Estoy de acuerdo, aunque recuerdo un arreglito que tuvo que hacer Audi en los A3 hace varios años, ponerles ese pequeño alerón por un tema de estabilidad… Quiero decir que, todos podemos pasar por lo mismo, y por supuesto no pienso que siempre le suceda a España, sin embargo sí creo que muchas veces nos toman por el pito del sereno 😦 lo que no sé si el motivo es porque en realidad lo merecemos o hay otras razones.
    Gracias por comentar y saludos 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s