Hablemos de lenguaje

Foto de Traducción 2.0

Tradicionalmente se ha calificado el lenguaje que utilizamos como machista, es decir, cuando hablamos se excluye al sexo femenino. No seré yo la que diga que eso no ha sido así, sin embargo sí seré la que diga que las cosas están cambiando, pero ¿hacia dónde?

Me explico…

Si utilizamos “todos” para referirnos a ambos sexos hay quien opina que sólo se habla de hombres. Ante esto yo me pregunto, si usamos “todas” ¿no excluimos a los hombres? Ellos pueden pensar lo mismo, de hecho algunos ya me lo han comentado, por ejemplo, recientemente he tenido una conversación en Twitter con @eds15M.

Conversación @eds15M + @StefaniAlfonso

¿Alguna otra opción? Si la hay quiero saberla, ya que me gusta utilizar el idioma correctamente.

Pero quiero ir más allá, a fin de cuentas el idioma es el que es y debemos utilizarlo de la mejor manera posible, sin herir sensibilidades. Pienso que el lenguaje no es sexista, sino que lo es quien habla utilizándolo con una u otra intención, y quien lo lee y/o escucha, interpretándolo de una u otra forma.

Puedo usar el término “todos” para referirme a “seres humanos”, hombres y mujeres lo somos; de la misma forma que utilizo “todas” para hacer alusión a “personas”, que casualmente mujeres y hombres también lo somos. ¿Alguien se siente excluido?

Si ahora de repente todo lo usamos acabado en a, como es la tendencia que veo últimamente, estamos moviéndonos hacia el otro extremo, en mi opinión igual de opresor. No quiero un lenguaje machista de la misma manera que no quiero uno feminista, ambos son igual de radicales y exclusivos. Como mujer no me siento identificada con ninguno de ellos, es por esto que no comparto las ideas de usar todo lo del lado femenino, yo también me sentiría excluida, porque estaría formando parte de algo que no va conmigo, con lo que no estoy de acuerdo. Antes que mujer soy persona, ser humano, ser vivo…

Por otro lado están las barbaridades lingüísticas, por ejemplo el adjetivo “hortera” se refiere a ambos sexos, no tenemos “hortero” para el masculino, también el sustantivo “miembro”, no existe “miembra”, “individuo” e ¿”individua”? y otros muchos términos. Sin embargo hay otros que, gracias al uso que se ha dado de ellos, han acabado siendo aceptados por la RAE, es el caso de “presidenta”.

El español es una lengua rica donde las haya, el problema es que no conocemos el extenso vocabulario del que disponemos, somos unos ignorantes de nuestro propio idioma. Poner solución a esto sin conflictos es muy fácil, pero claro, hay que currárselo y culturizarse. De muestra pongo la siguiente foto.

Foto de igualmente.org

¿Por qué no pensamos en positivo, vemos las cosas con un poco de humor y nos decantamos por los términos acabados en o y en a que he comentado antes dejando a un lado intenciones e interpretaciones erróneas? Las letras son las que tenemos, no hay más, porque lo de la @ es una patada que… En fin, me sangran los ojos cuando la veo por ahí (y no comento más porque me cabreo).

Poniendo un poco de nuestra parte todas (las personas) y todos (los seres humanos) tanto al hablar, como al leer o escuchar, conseguiremos no sentirnos fuera de este gran grupo que formamos. Es cuestión de cambiar el chip más que las grafías, porque el lenguaje se va modificando con las innovaciones, pero las letras a nuestra disposición son las mismas, ésas no creo que varíen, sin embargo nosotros sí debemos evolucionar ¿lo hacemos?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cultura, Curiosidades y reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Hablemos de lenguaje

  1. fabiancouto dijo:

    Esto me hace acordar a “Miembros y miembras del parlamento” 😀

  2. Fabián dijo:

    Quizás haya una confusión entre género gramatical y sexo. Sexualmente las personas se dividen en varones y mujeres, pero las palabras no tienen sexo sino género.

  3. Juan dijo:

    Exacto. Las palabras no tienen sexo ni su uso puede ofender a nadie por ese motivo. Lo que ofende son las actitudes. En español y en catalán, la norma es que, en plural, el género masculino sirve para comprender ambos sexos. Por tanto, decir “los compañeros y compañeras” es antigramatical, y escribir “compañer@s” es antitodo. Se dice “los compañeros” y eso incluye ambos sexos. Lo demás es pretender corregir la realidad: como cuando el ayuntamiento de Ibiza decide que Colón nació en Ibiza. El recuadro “Es más fácil de lo que parece” es, en ese sentido, ejemplar de cómo algunos llevan el feminismo mal entendido a extremos no sólo incorrectos, sino cursis, enrevesados, antieconómicos y muy, pero que muy ridículos… Con demasiada frecuencia, por eludir el género masculino algunos caen en el género tonto. Saludos,

  4. Pingback: La @ es machista | El Blog de Estefanía Alfonso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s