Grey, una experiencia irrepetible

El libro de moda, Cincuenta sombras de Grey. Aunque quizás debería decir la trilogía del momento.

Foto de Estefanía Alfonso

Hacía un tiempo que había leído críticas muy positivas sobre esta historia, alguna negativa también, pero lo cierto es que el porcentaje favorable era mucho más alto, así que decidí comprar la primera novela, dado que el tema me atrae mucho.

Pasadas unas 100 páginas no había conseguido llegar al meollo de la cuestión, pero no es la primera vez que me pasa eso cuando leo una saga, ya lo viví con Millenium o Los pilares de la Tierra, por poner un par de ejemplos. La verdad es que hasta ese momento me parecía una novela romántica empalagosa como las que he intentado evitar leer durante toda mi vida, ya que no me atraen en absoluto porque me parecen todas iguales: chico conoce chica, se enamoran y son felices, aunque hay alguna de desamor, pero no deja de tener un argumento similar.

Cuando iba por algo más de la mitad del libro tenía la siguiente opinión, cito literalmente mis palabras publicadas en mi perfil de Facebook: “Después de casi 300 páginas leídas de Cincuenta sombras de Grey, he de decir que no me parece erótico, sino más bien un Pretty Woman moderno. Lo terminaré y seguiré con las otras dos partes, pero tampoco es para tanto. Y no quiero un Christian Grey en mi vida porque el hecho de que me compren y paguen todo no es para mi”. A pesar de eso, seguí mi lectura porque no me gusta dejar las cosas a medias y porque confiaba en que el final sería bueno, el clímax, y me motivaría para leer las otras dos partes.

Me equivoqué por completo, y vuelvo a citarme en la misma red social: “Me retracto de mis palabras de hace unos días: oficialmente puedo decir que Cincuenta sombras de Grey no me ha gustado. En mi opinión es un fraude si el lector espera erotismo. No sólo no compraré los otros dos, sino que no los leeré”.

Lo único que me ha gustado de la novela es cuando la protagonista habla sobre literatura inglesa, lo cual me lleva a pensar que el hecho de que una afición de la protagonista sea lo que más me gusta del relato, presumiblemente erótico, deja mucho que desear de la novela. Para mí no cumple con el objetivo erótico, sexual, sensual… que muchos lectores ven y que entiendo que la autora pretende.

Por cierto, el protagonista masculino, Christian Grey, es una clara copia barata de Dorian Gray, el personaje principal de El retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde, gran novela en la que, sin ser de tema erótico, sí se refleja el hedonismo y se ensalza la doctrina que “lo único que vale la pena en la vida es la belleza, y la satisfacción de los sentidos”.

Sin duda alguna es una de las peores novelas que he leído en mucho tiempo.

Grey, una experiencia irrepetible en mi vida por lo nefasta que ha sido.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cultura y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Grey, una experiencia irrepetible

  1. Seren dijo:

    Tardé años en acabar Los pilares de la tierra, para mi fue difícil de digerir, pero al final me gustó. no he leído a Grey, aunque la verdad que no eres la primera que me dice que es un libro prescindible.. Supongo que al final lo leeré, aunque sea para poder hablar con conocimiento de causa, al igual que hice con las películas del Señor de los anillos, las cuales, dicho sea de paso, no soporto!

    • A mí me llamaba la atención, aunque sabía que no iba a ser el libro de mi vida, pero conforme lo leía cada vez me gustaba menos; no sólo por el relato, que puede gustar más o menos, sino por la forma en la que está escrito. La literatura es mala, está escrito para vender, como las canciones del verano.

  2. Reux dijo:

    Puede que sea ya bastante tiempo desde la publicación de esta entrada, pero concuerdo contigo sobre la copia barata de Dorian Gray, Sinceramente pienso que la autora ha querido reescribir la novela del Retrato de Dorian Gray, pero a un modo bastante vulgar. Un abrazo!

    • Hola, no importa el tiempo que haga, es algo bueno de la red, que las cosas permanecen y alguien acaba encontrándolas al cabo de un tiempo. Gracias por comentar.
      Un saludo.

  3. Pingback: Cuando leer deja de ser un placer | El rincón literario de Thor y Kira

  4. Cecibels dijo:

    Definitivamente concuerdo contigo. Grey es un personaje hibrido entre Dorian Gray y Edward Cullen. Aunque tampoco es de extrañar, sabemos que 50 sombras fue en principio un fanfiction de Crepusculo, y los autores de los fanfics suelen tomar caracteristicas de otros libros.

    • Gracias por tu comentario.
      La verdad es que no he perdido el tiempo en leer “Crepúsculo”, sólo he visto la primera película y no volverá a suceder, por lo tanto puedo opinar poco o nada sobre Cullen, lo que sí digo es que tanto éste como Grey me parecen absurdos y patéticos, y ninguno de ellos se asemeja ni por asomo a Gray de Wilde.

  5. Mako dijo:

    Algo que te olvidaste: “El Retrato de Dorian Grey” es un excelente libro, que no aburre a nadie y eso que usa palabras que inventa él mismo (tengo 13 años y leo todo). Soy pibe y solo quise leer este libro porque una amiga (de 15) me lo recomendó. La verdad lo único que me pareció correcto (en cuanto a literatura) era el personaje de Grey, que en parte parecía bastante buen tipo. Después…
    Yo sí leí las dos secuelas y la verdad es que sigue todo bastante igual. La película sí que está buena, la vi con tres amigas y me gustó bastante, aunque cambiaban bastante las escenas con respecto al libro (pero claro que en la pésima adaptación del libro del retrato de Wilde también cambiaban todo, incluso que el personaje era rubio originalmente y en la película era un morocho). Para finalizar, quiero avisar que mi gusto para las películas es prácticamente exquisito (Kubrick, Antonioni, Buñuel y más como Scorsese o De Palma) así que… no. En sí la película no es buena como película, pero después de verla es imposible no haberte excitado.

    • Gracias por tu comentario.
      En mi opinión no me dejo nada, dije lo que quise decir en el momento de escribir este post y lo mantengo.
      Pienso que hay gente que ha malinterpretado mi cita a la obra de Oscar Wilde, en ningún momento digo que la bazofia de E. L. James sea una versión de “El retrato de Dorian Gray”, a mí no se me ocurren esas barbaridades, sólo digo que el personaje pretende imitar al de Wilde, pero en ningún momento lo consigue en mi opinión, ya que Grey es patético.
      Por otro lado, a mí ni se me ocurre ver semejante película.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s