Sobre la amnistía fiscal

El pasado domingo el programa “Salvados” trataba sobre los fraudes fiscales. Con el hashtag #FraudeRicoPobre pudimos seguir el programa no sólo en TV sino también en Twitter, como viene siendo habitual.

En mi opinión la parte ardiente del programa empieza con la intervención del inspector de Hacienda, el sr. Burillo, ya que hace un tiempo sentó en el banquillo a defraudadores muy conocidos en Palma como Matas y Urdangarín. En líneas generales lógicamente alabo el trabajo que realizó este señor, todo lo que sea coger a “los malos” es bienvenido, pero también he de decir que no estoy de acuerdo con algunas de sus afirmaciones, como por ejemplo cuando dijo que “un inspector de Hacienda es el Robin Hood moderno”, el concepto de Robin Hood va relacionado con quitar el dinero a los ricos para dárselo a los pobres, y desgraciadamente en este país esto funciona al contrario, como quedó claro un poco más adelante: tributar es de pobres.

El tema se fue animando con la participación de políticos como Llamazares, Saura y Madrazo. Se tiran de las orejas los unos a los otros, sobre todo entre los partidos que han estado o están en el Gobierno. Cada cual ve el fraude como mejor le va dependiendo de la posición en que se encuentre, al menos ésa es mi impresión, y la refleja bien Jordi Évole con su frase “cuando uno está en la oposición opina de una manera y cuando está en el gobierno opina de otra”, gran sentencia.

amnistia-fiscal03

Como resumen del programa saco una serie de ideas que no hacen más que reafirmar lo que ya pensaba sobre la amnistía fiscal, aunque los del PP quieran llamarla de otra manera:

-La economía sumergida ha existido siempre, ahora está más acentuada por las circunstancias económicas que vivimos. Y la Administración y los políticos no hacen nada al respecto porque les interesa que haya esta economía “paralela”.

-La amnistía fiscal ha sido creada para los defraudadores, que de esta forma han blanqueado el dinero sin problema alguno, y encima sin las sanciones correspondientes, es decir, ahorrándose ese gasto.

Por cierto, la amnistía ha terminado y parece ser que no se ha sacado el “beneficio” previsto. ¿No es algo sospechoso?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y economía y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s