Hacienda: unos más que otros

Como cada año abril nos trae el buen tiempo, estamos en primavera y como todos sabemos “la primavera la sangre altera”, sí, pero a mí me la altera en un sentido diferente al que indica esa expresión.

Bueno, más que alterarme la sangre, me la pone a hervir, porque con el buen tiempo también llega la Declaración de la renta, y de verdad, que es algo que no hace otra cosa más que recordarme lo pringada que soy y la desventaja entre yo, ese reducido grupo de privilegiados que tenemos en este país, y el español por excelencia.

Y sí, me pongo yo en primer lugar porque para eso soy la que escribe y además quiero darme la importancia que me merezco ante el resto de la lista.

Foto de www.lafuensantayelanton.blogspot.com

Foto de lafuensantayelanton.blogspot.com

Yo, la pringada: una humilde currela que paga sus impuestos religiosamente y que cumple con todas sus “obligaciones” fiscales, la que cada día se levanta temprano para ir a currar y hacer una multitud de tareas, ésa que tiene que hacer números para poder darse un caprichito y que muchas veces se queda sin él.

El reducido grupo: la élite de este país, ésos que evaden los impuestos, quienes depositan su dinero en paraísos fiscales, los que manejan las grandes fortunas y, de paso, hacen lo que les da la gana con el gobierno de turno, el color es un mero trámite. Ésos, los del capitalismo, los del poderoso caballero, que en realidad es quien gobierna la España de charanga y pandereta.

El español por excelencia: el Rey. En mi opinión es el mayor estafador de España. Y lo de la cuenta en Suiza me sorprendió no por tener la pasta fuera, eso ya lo suponía, sino por el hecho de tenerla en sí, es decir, si no paga impuestos ¿para qué mantiene una cuenta en un paraíso fiscal? Debe ser una forma de estafar más enrevesada porque si no no me lo explico. Se supone que debe dar ejemplo a ese pueblo al que representa- y a costa del que vive- y que tanto lo venera y bla bla bla. Se supone.

Foto de www.fsplamancha.blogia.com

Foto de fsplamancha.blogia.com

Maldita la gracia que me hace la frase de marras “Hacienda somos todos”. ¿Todos? Seréis sinvergüenzas. Como dice Daniel Montero en su libro El club de los pringaos “el Estado nos ha vendido una mentira y es el momento de quitarnos la venda. Hacienda no somos todos y algunos contribuyen mucho más que otros”. Resulta que en España cuanto más se gana menos se paga, las empresas han pasado de aportar el 22% del dinero que necesita el Estado para su mantenimiento al 10%, eso sí, el currante aporta cada vez más por aquí y por allá a base de impuestos abusivos.

Y todavía hay quienes se alegran cuando la Declaración les sale a devolver, que entiendo ese júbilo porque es mejor que pagar, pero que si se analiza no nos devuelven nada que no nos hayan quitado previamente, por lo tanto nos están devolviendo nuestro propio dinero, el que nos han retenido de las nóminas, la parte que se quedan de lo que compramos, de todos los impuestos que pagamos, etc. ¡Ah! y eso que nos devuelven no es íntegro, por si alguien piensa lo contrario. ¿Sabíais que trabajamos más de la mitad de nuestra vida laboral sólo para pagar impuestos? Claro, eso sólo lo hace el “españolito” de a pie, el que está en la cúspide de la pirámide dice que “tururú”.

Hace unos días que presenté mi Declaración y, como cada año, hay una casilla que no tengo por dónde cogerla: fines sociales, Iglesia y si no marcas ninguna igualmente te retienen esa cantidad que va a las arcas del Estado. Veamos:

-Arcas del Estado: parece que no es suficiente con lo que pago y me quitan durante el año.

-Iglesia: está exenta del pago de tasas, normal, es de esa élite que he comentado anteriormente. Es curiosa esa noticia de algún Ayuntamiento por ahí suelto que la obliga a pagar por sus inmuebles, ya está puesta la primera piedra, aunque no sé si se ha conseguido el fin o alguien ya se ha encargado de tirarla hacia otro sitio.

-Fines sociales: ONG’s y entidades similares, que por cierto tampoco pagan impuestos. ¡Ah! y también son esas organizaciones sin ánimo de lucro patrocinadas por famosos de toda índole, cuyo único fin es que el conocido de marras tenga buena imagen ante la sociedad y todos digamos “mira qué majo Fulanito, aporta una cantidad de su dinero a este fin social”, pero que en realidad no es más que una forma de evadir impuestos.

La verdad es que de las 3 opciones la que menos rabia me da es la que he puesto en tercer lugar. Pero si pudiera no pondría ninguna.

En fin, aquí las reflexiones de una indignada, pagana y pringada que hace lo que está en su mano para no ser partícipe de esta pantomima, pero que por ahora no lo termina de conseguir.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y economía y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Hacienda: unos más que otros

  1. yo no es por ponerte a hervir un poco más pero, el otro dia me enteré que la casilla de fines sociales también favorece a la iglesia, ya que en ella se incluyen sus ong. manda huevos? entonces la primera casilla que para pagar nóminas? ahhhhhh porque mantenimiento de los monumentos na de na, que lo hacen los ayuntamientos.

  2. Pingback: Si Rajoy dimite me dejo el pelo largo | El Blog de Estefanía Alfonso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s