Mola de s’Esclop

Foto de Estefanía Alfonso

Foto de Estefanía Alfonso

La Mola de s’Esclop fue la ruta elegida para el domingo pasado. La experiencia fue muy positiva.

Iba con un grupo de gente que no conocía y, por ende, nunca había realizado una excursión con ellos, así que iba a ver qué salía de aquello, y la verdad es que disfruté mucho.

Por otra parte, tampoco había subido a esa montaña, así que, salvo la información que me preocupé de buscar en blogs, webs de rutas, etc., no tenía conocimiento de la misma.

El punto de partida es el Plà de s’Evangèlica, situado en la carretera Andratx-Estellencs, y se termina un poco más adelante, en la carretera de Estellencs.

La ruta no es muy complicada, salvo algún tramo antes de alcanzar la cima que cuesta un poco más por la verticalidad y por ser muy rocoso.

Tracks de Voltoret

Tracks de Voltoret

La opción elegida es de unos 10 km. aproximadamente, la altitud de 928 m. y tardamos menos de 6 h. en completarlo; he de decir que no llevábamos un ritmo rápido y que paramos para picar algo en dos ocasiones más el rato que estuvimos admirando el paisaje en la cima y durante el trayecto, ya que desde diferentes puntos se divisa el paraje natural que ardió hace algunos años y también el imponente Puig de Galatzó.

En la cima se encuentran las ruinas de la caseta de n’Aragó, un astrónomo francés, François Arago, quien habitó allí en 1808, y que gracias a hablar catalán y hacerse pasar por un payés mallorquín, consiguió librarse de un linchamiento al comienzo de la Guerra de la Independencia Española.

Aquí dejo un fragmento del poema “Francesc Aragó” del libro Poesies de Miquel dels Sants Oliver, que narra la historia de este personaje.

“Què hi fan a la mala hora, pel puig de Galatzó,
dos joves que hi mantenen un fogueral encès?
Calculen de la Terra l’exacta dimensió,
si bé presum que criden l’esquadra del francès,
la veu del poble sobirà…
No tal: ens miden la presó:
fi xen el quart d’un meridià!
Un d’ells, dit Aragó,
nascut al Rosselló,
era un fl orit donzell. Vint-i-dos anys tenia,
i el pes i el moviment dels astres coneixia.
Son nom era sabut del Tàmesi a Germània.
L’ensomni pitagòric portava a l’esperit,
el front li havia ungit
la divinal Urània
del bes suprem de l’infi nit,
i atònit desxifrant les altes meravelles,
posava en equacions
i nota de guarismes
el cant de les estrelles,
la música dels mons.
Malhaja la discòrdia!
Malhaja qui portava l’horror del dos de Maig,
de la Moncloa i l’Armeria!
Espanya per un clam frenètic responia,
i fi ns i tot Mallorca cridà: «Muira el gabatx!»
Muira el gabatx!… Cap més Mallorca en coneixia
dels que necessitava per fer revolució,
cap més que el que encenia
les altes foguerades del puig de Galatzó.
«A ell! –clama la xurma–.Mateu-lo!
És un traïdor!
És un espia de l’Imperi!»
Mes un valent patró
de barca, que el servia,
de son perill el prevenia,
donant-li, per disfressa, vestits de mariner,
i pel desert camí de Palma acompanyava,
com un sagrat dipòsit d’honor, son estranger.
De sobte van sentir
l’espant que s’apropava:
la turba famolenca venia pel camí
«¿On és? ¿L’heu vist? ¿On para?» –pregunta.
I «Cap ací!»,
respon sense temença l’astròleg, «no feu tard.
Deixau a la mà dreta la creu de la Ferida,
pujau fi ns a la cova, i aquella és la guarida
de l’espió de Bonapart.»
S’hi llencen, enfurits, igual que una llopada.
Ja franc és el camí,
de l’inclit Aragó la vida era salvada,
que de bell nou va néixer aquell matí.
Passà desconegut per obra d’una fada:
talment com de naixença parlava mallorquí.
[…]
Jo escamparé pel món, oh llengua! En ta lloança,
el mèrit ignorat d’aquesta deslliurança,
cridant que tu salvares de pena capital
el membre més gloriós, el més soberg puntal
de l’Institut de França!”
Foto de Estefanía Alfonso

Foto de Estefanía Alfonso

Una vez alcanzado el objetivo, viene la recompensa de la cima, el descanso, el paisaje, la calma que da estar a esos metros de altitud.

Gracias al grupo por aceptarme y por hacerme pasar un gran domingo, sin duda repetiré con vosotros.

Nota: Respetemos siempre la Naturaleza, respetemos la propiedad privada y no dejemos ningún rastro de nuestro paso (las únicas huellas que debemos dejar son las de las botas).

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Deportes y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Mola de s’Esclop

  1. Cris Mandarica dijo:

    Qué envidia de fotos, si es que aquí no hace ese tiempo ni en verano. Biquiños!

  2. 👏👏👏👏👏👏

  3. Un día te voy a llevar a El Escorial, donde viví unos años. Cada agosto, si mal no recuerdo, se celebra la Travesía de las Cumbres Escurialenses. 22, 22, 22kms divididos entre etapas consecutivas y checkpoints, que hay que cubrir en un tiempo determinado, subiendo y bajando cientos de metros a lo bestia. Monte Abantos, Puerto de la Cruz Verde… y más de mil personas!

  4. Pingback: Puig d’en Farineta | El blog de Estefanía Alfonso

  5. Pingback: Mola de S’Esclop | El blog de Estefanía Alfonso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s