La nueva política

Unos días después de las Elecciones del 24M se procedió al nombramiento de los nuevos cargos políticos y claro, ahora todos ellos están en el punto de mira no sólo por saber si cumplirán sus programas, sino también por sus otros actos. ¿Cuáles?

-Unos han bajado considerablemente los salarios respecto de lo que ganaban sus predecesores.

-Otros no utilizan los coches oficiales para ir a trabajar: usan el transporte público, una bicicleta, sus coches privados, un taxi… En fin, lo que cada cual estime oportuno.

-Van vestidos de forma normal, entiendo que al estilo de cada cual. Sin duda los denominados “perroflautas” van a estar en el ojo del huracán largo tiempo.

-Han recortado en cosas tan imprescindibles como un palco en la ópera y otros gastos vitales, por llamarlos de alguna manera.

Todos hemos visto imágenes de los nuevos políticos en el metro o en bici, por ejemplo, y, como no podía ser de otra manera, han surgido las críticas negativas por parte de ésos de la vieja escuela, los que se han tenido que marchar de sus sillones deformados por tantos años de uso indiscriminado.

Comentarios como que uno iba sin casco en la bicicleta; otro que fue en vaqueros y camiseta al acto del nombramiento de su cargo; o que usando el transporte público no le va a dar tiempo de atender todos los compromisos de su cargo, y que además los chóferes se quedarán en el paro, ahora les importa la tasa del desempleo en este país, ¡qué curioso!

Cosas así de importantes son las que se han dedicado a decir, en fin.

¿Es que no se cansan? En vez de aportar, en lugar de mirar cuáles han sido sus fallos para que los votantes hayan respondido de esta manera, ellos se dedican a buscar lo que consideran errores en los demás. ¡Qué gente! ¡Qué harta estoy!

Foto de FB

Foto de FB

La nueva política trae cambios, unos nos gustarán más, otros menos; unos se apreciarán de forma inmediata, otros a largo plazo; pero al menos nos estamos moviendo.

Por favor señores sumen, si van a restar mejor quédense en sus casas, trabajando en la multinacional de turno que los haya fichado, sepárense, o hagan lo que les apetezca, pero dejen a los demás intentar arreglar este desaguisado en el que nos vemos envueltos por sus gestiones.

Que los nuevos se van a equivocar, claro, ¿a caso ustedes han hecho todo a la perfección? No, y a los resultados me remito. Entonces permitan que los demás trabajen. Gracias.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y economía y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s