Las palabras llevan a error

humano-tecnologia

El zorro se calló y miró un buen rato al principito:

—Por favor… domestícame —le dijo.

—Bien quisiera —le respondió el principito— pero no tengo mucho tiempo. He de buscar amigos y conocer muchas cosas.

—Sólo se conocen bien las cosas que se domestican —dijo el zorro—. Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Lo compran todo hecho en las tiendas. Y como no hay tiendas donde vendan amigos, los hombres no tienen ya amigos. ¡Si quieres un amigo, domestícame!

—¿Qué debo hacer? —preguntó el principito.

—Debes tener mucha paciencia —respondió el zorro—. Te sentarás al principio un poco lejos de mí, así, en el suelo; yo te miraré con el rabillo del ojo y tú no me dirás nada. El lenguaje es fuente de malos entendidos. Pero cada día podrás sentarte un poco más cerca…

El principito volvió al día siguiente.

—Hubiera sido mejor —dijo el zorro— que vinieras a la misma hora. Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde; desde las tres yo empezaría a estar dichoso. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto, descubriré así lo que vale la felicidad. Pero si tú vienes a cualquier hora, nunca sabré cuándo preparar mi corazón… Los ritos son necesarios.

—¿Qué es un rito? —inquirió el principito.

—Es también algo demasiado olvidado —dijo el zorro—. Es lo que hace que un día no se parezca a otro día y que una hora sea diferente a otra. Entre los cazadores, por ejemplo, hay un rito. Los jueves bailan con las muchachas del pueblo. Los jueves entonces son días maravillosos en los que puedo ir de paseo hasta la viña. Si los cazadores no bailaran en día fijo, todos los días se parecerían y yo no tendría vacaciones.

De esta manera el principito domesticó al zorro. Y cuando se fue acercando el día de la partida:

—¡Ah! —dijo el zorro—, lloraré.

—Tuya es la culpa —le dijo el principito—, yo no quería hacerte daño, pero tú has querido que te domestique…

—Ciertamente —dijo el zorro.

—¡Y vas a llorar!, —dijo el principito.

—¡Seguro!

—No ganas nada.

—Gano —dijo el zorro— he ganado a causa del color del trigo.

Extracto de El Principito de Antoine de Saint Exupéry que me sirve para introducir el tema del título de este post: “Las palabras llevan a error”. Estoy cada vez más convencida de esto, en un mundo en el que gracias a la tecnología ya casi ni nos llamamos, prácticamente nos comunicamos escribiendo y claro, es muy probable que quien lee ponga una entonación dependiendo de su estado de ánimo en ese preciso momento.

Alguna vez alguien me ha dicho “no me hables así” al leer un mensaje de Whatsapp, por ejemplo, a lo que he contestado dos cosas: la primera es que no estoy hablando, sino escribiendo; y la segunda es que “has puesto una entonación a algo que ha escrito otra persona y te has equivocado”.

Muchas veces la misma cosa no significa exactamente lo mismo dicha con distintos tonos, de ahí los errores. Hace tiempo, mucho tiempo, que decidí no enfadarme ni sentir algún tipo de malestar por una interpretación mía cuando leo un mensaje de otra persona. Si no estoy segura de sus intenciones opto por preguntar de nuevo y asegurarme de la intención, y si continúo sin tenerlo claro, llamo o intento quedar si es posible.

Conozco a varias personas que han pasado situaciones similares a la mía y también han aprendido a esperar; no obstante, es mucha más la gente que “malinterpreta” directamente, sin pararse a pensar que hay otras posibilidades para esa frase, sin caer en la cuenta de que con su enfado provocan el malestar de quien escribió porque ésa es la única de las dos personas que sabe exactamente qué quiso decir y con qué tono. ¿No es mejor preguntar? Parece que no.

Pues nada, seguid así, que, como dice el zorro del frangmento con el que he empezado “como no hay tiendas donde vendan amigos, los hombres no tienen ya amigos”.

Sin amigos nos vamos a quedar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Curiosidades y reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s